15 Pruebas de que la expectativa y la realidad pueden llegar a ser universos paralelos - Small Joys